Amitayus
Sanando el Alma a través del Amor

                       Hongos Tibetanos           



 





Cuenta la leyenda que a inicios del siglo XII en Asia central, cuando monjes tibetanos salían a recoger frutos vieron a un oso que agonizaba y usaba sus débiles fuerzas para frotarse contra un árbol impregnado de una sustancia blanca y mucosa. Días después vieron al animal completamente sano, por lo que de inmediato examinaron el árbol y encontraron estos hongos. Los conservaron y probaron los poderes curativos que entregaban al tomarlos.

Ruth Höppner, quien se ha especializado en estos hongos explica que la Madre Teresa de Calcuta en uno de sus viajes por la China, tuvo la oportunidad de conocer a los monjes tibetanos y ellos le habrían enseñado el uso de estos hongos milagrosos. "Fue ella la que los dio a conocer con la finalidad de aliviar las dolencias de los más pobres, pero con la condición de que nadie se atreva a venderlos jamás, simplemente debían compartirse a quién lo necesite”, dice .

Con gusto compartiremos los nuestros contigo!!!